1-1-e1699988428301-768x420

A tomar conciencia: la Diabetes mal controlada puede provocar la muerte

El Dr. Andrés Cifuentes, médico del Servicio de Salud Coquimbo, advierte que, si bien con el tratamiento adecuado se puede realizar una vida normal, dentro de las consecuencias del descuido de esta enfermedad se encuentra la probable amputación de alguna extremidad inferior, ceguera y necesidad de diálisis.

Preocupantes cifras dieron a conocer estas últimas semanas, ya que el número de personas que padecen esta enfermedad ha aumentado considerablemente en el último año a nivel nacional. Nuestra región tampoco se queda atrás, presentando un incremento del 25% en los diagnósticos, contando actualmente con 52.043 usuarios diabéticos bajo control.

Para el médico del Servicio de Salud Coquimbo, el Dr. Andrés Cifuentes, esta situación responde a que, durante la pandemia, se paralizaron los diagnósticos debido a la baja asistencia de las y los usuarios a sus controles, además de perpetuarse el sedentarismo, la alimentación poco saludable y el aumento del consumo de alcohol durante esos años.

“Esta patología es uno de los problemas de salud más grandes del siglo XXI, una realidad que ya iba en aumento, producto de la obesidad y el sedentarismo, y que lamentablemente, se acrecentó debido a la inasistencia a los controles de rutina en el momento peak de la pandemia. En este tiempo, las descompensaciones de pacientes diabéticos aumentaron”, señaló.

Con la vuelta a la normalidad, son muchas las personas que han retomado sus exámenes de rutina, recibiendo este diagnóstico sin tomarle el peso a lo que realmente significa. Por eso, el especialista aclara algunos aspectos.

“La Diabetes es una enfermedad crónica en la cual el cuerpo no puede regular el azúcar en la sangre debido a una complicación en la función de la insulina. Existen dos variantes de la enfermedad, la Diabetes tipo 1, donde el cuerpo no produce o produce poca insulina por un proceso inmune, y la de tipo 2 que es la más común, donde el cuerpo es resistente a la insulina y no la utiliza con la eficacia que debería. Generalmente, este último diagnóstico comienza con una Resistencia a la Insulina, luego Intolerancia a la Glucosa, para luego derivar en Diabetes propiamente tal”, explica.

AMPUTACIÓN Y DIÁLISIS: LAS GRAVES CONSECUENCIAS DE UNA DIABETES NO CONTROLADA

¿Cuáles son las consecuencias de esta patología? Ésta, sin duda, es una de las preguntas que más se repite entre los pacientes recién diagnosticados, es que muchos piensan que retomando una alimentación más saludable y dejando de lado otros altos en azúcares, es posible revertir esta enfermedad.

Sin embargo, el Dr. Andrés Cifuentes señala que lamentable, esto no es así. “Cuando el páncreas pierde la capacidad de segregar suficiente insulina como respuesta a las comidas, significa que la Diabetes ya está declarada y el órgano no va a poder recuperarse. Por eso insistimos en la importancia de que las personas asistan a sus controles de rutina para poder detectar cualquier anomalía a tiempo”, recomienda.

Además, enfatiza en la importancia de que quienes han sido recientemente diagnosticados, puedan seguir un tratamiento con responsabilidad. “Es importante tomar conciencia de que la Diabetes mal controlada puede provocar la muerte, por lo tanto, les aconsejaría que asistan regularmente a sus controles y mejoren el autocontrol de su enfermedad, ya que el que decide cuidarse en este caso es el mismo usuario. Cabe destacar, que dentro de las consecuencias de una enfermedad mal controlada está la probable amputación de alguna extremidad por el pie diabético, la retinopatía o posible ceguera, la diálisis producto del deterioro que provoca el aumento de azúcar en la sangre, la gastropatía diabética cuya consecuencia es la diarrea crónica, entre otras múltiples secuelas. Por eso, es importante tomarle el peso y comenzar a cuidarse hoy”, agrega el especialista.

¿CÚÁL ES EL TRATAMIENTO PARA LA DIABETES?

El referente del Programa de Salud Cardiovascular del Servicio de Salud Coquimbo, explica que el tratamiento de esta enfermedad se basa en abordar la resistencia y/o ausencia de la insulina, además de los aspectos psicológicos que genera. “Desde el punto de vista biomédico, se sugiere a los usuarios realizar actividad física por al menos 30 minutos al día de forma moderada a intensa, seguir una dieta baja en carbohidratos (azúcares), consumo bajo de alcohol y cese del tabaquismo, como primeras medidas para enfrentar la enfermedad. Y desde lo farmacoterapéutico, existe una gran variedad de medicamentos reguladores de los azúcares en el organismo e insulinas procesadas que pueden realizar esta función. Además, es importante considerar el tratamiento psicoterapéutico y tenerlo como uno de los pilares para mejorar la adherencia de los fármacos, para permitir la aceptación de la enfermedad y para el cambio de estilos de vida saludables”, detalla.

Finalmente, el Dr. Cifuentes aclara que, si bien la Diabetes es una enfermedad crónica, también es una patología que se puede tratar y el paciente puede llegar a realizar una vida normal. “El cuidado está en el autocontrol de sí mismo, por lo que esta enfermedad no generará alteraciones secundarias que disminuyan su calidad de vida, mientras la persona sea responsable con su tratamiento”, cierra.

Print Friendly, PDF & Email